Información sobre el riñón

¿CÚAL ES LA FUNCIÓN DE LOS RIÑONES?

Lo que todos sabemos es que los riñones tienen que ver con la orina. O sea que: Eliminan el exceso de agua y otros productos que el organismo necesita desechar. Pero lo que muchos no sabemos es que, además, son fundamentales para:
1. El equilibrio de los productos químicos en el cuerpo.
2. El control de la presión sanguínea.
3. La fabricación de glóbulos rojos.
4. Asegurar huesos fuertes.

Los riñones tienen forma de haba o poroto y se ubican en su espalda algo por arriba de la cintura. En parte están protegidos por las costillas. Cada riñón tiene el tamaño aproximado de su puño. Toda su sangre circula a través de los riñones cada dos minutos. Dentro de cada riñón hay aproximadamente un millón de pequeñas unidades, llamadas nefrones, que filtran lasangre y eliminan el exceso de agua y desechos a través de la orina.

Los riñones cumplen también otras tareas: fabrican hormonas que regulan la presión sanguínea, ayudan a la reposición de glóbulos rojos y a la fabricación de huesos fuertes.
Como éstas son funciones tan vitales, si ambos riñones fallan se producen graves trastornos.
Un seguimiento adecuado le permitirá controlar el riesgo de pérdida de la función renal.

¿Cuáles son las causas de la enfermedad renal?

La enfermedad renal puede ser consecuencia de muchas causas diferentes. Varios tipos de infecciones del tejido renal (glomerulonefritis) pueden dejar secuelas irreversibles que han de afectar su funcionamiento normal. También, la elevada presión arterial en forma persistente (hipertensión) puede causar un profundo daño del riñón. La diabetes, en estadios avanzados, es causa frecuente de la enfermedad renal. El consumo excesivo de algunos medicamentos también puede ser causante de una disminución gradual de la función renal. Existen asimismo causas de origen congénito o hereditarias de enfermedad renal, tales como la enfermedad poliquística del riñón y anormalidades de las vías urinarias.

En la mayoría de los casos la enfermedad del riñón se desarrolla en forma oculta y silenciosa y los efectos pueden no percibirse durante años. Como consecuencia de ello, muchos pacientes con enfermedad renal no consultan a un nefrólogo hasta encontrarse en estadios avanzados de la enfermedad. Es importante señalar que los exámenes clínicos de control permiten, en muchos casos, detectar tempranamente la presencia de riesgo de enfermedad renal y actuar preventivamente a tiempo, a fin de prescribir y proveer el tratamiento aconsejable.

También, como consecuencia de algunos cuadros clínicos muy graves (infecciones generalizadas, fallos multiorgánicos, etc.), el malfuncionamiento del riñón puede manifestarse rápidamente en pocos días; estos cuadros se denominan de “insuficiencia renal aguda”. Una vez subsanada la causa y compensado el cuadro clínico global, en muchos casos la función renal puede recuperarse.

¿Cuáles son los efectos de la enfermedad renal?

Cuando los riñones pierden su capacidad funcional correcta, se establece la enfermedad renal crónica . Como consecuencia de ello, el funcionamiento normal de todo el organismo se resiente progresivamente. La eliminación diaria insuficiente de líquido produce acumulación de agua en las piernas y en el pulmón (edemas, falta de aire) y aumento de la presión arterial. Muchas toxinas que deben ser desechadas no son eliminadas y su acumulación produce daños en otros órganos. Al deteriorarse la capacidad de filtración selectiva y específica del riñón, algunas proteínas esenciales del organismo pasan a la orina y de este modo se pierden. La intoxicación progresiva del organismo puede dar lugar a perturbaciones del ritmo cardíaco o a la inflamación de la membrana que recubre el corazón (el pericardio). Los desórdenes en el sistema digestivo pueden llegar al extremo de generar úlceras sangrantes. También pueden producirse trastornos neurológicos.

Muchos pacientes presentan un aumento de su presión arterial debida a la desregulación hormonal y a la retención de líquidos causados por el mal funcionamiento del riñón. En estos casos la intervención médica para reducir la presión es esencial. En estadios avanzados de la enfermedad renal se observa la acumulación y retención de líquidos, una descalcificación de los huesos y un cuadro de anemia debido a la insuficiente producción de glóbulos rojos.

Puede presentarse picazón de la piel (prurito) porque al estar comprometida la eliminación normal de toxinas por vía de la orina estas se eliminan a través de la piel.

El deterioro progresivo de la función renal puede evolucionar durante meses o varios años. Como ya mencionáramos, la intervención médica oportuna permite frenar o demorar la evolución del deterioro renal.